lunes, 19 de junio de 2017

TEPETOTOTL: Evitemos el plagio al escribir


Por: Fernando Hernández Flores

No se pretende tener presos, ni de adquirir ni transferirlos porque de manera natural son individuos independientes, eso se entendería como plagio o secuestro de personas. No obstante, el motivo del artículo es que consideremos al plagio desde la causa y consecuencia de reproducir obras de manera inadecuada, como son las frases, textos, o pensamientos que parecieran mínimos, donde ni siquiera nos dignemos a escribir a quién pertenece la obra intelectual, qué institución la pública, entre otros referentes.

Según la Real Academia Española, el término plagiar es “copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias”. Por lo tanto es un delito, ya sea que lo obtengas de un libro, lo hayas visto en una revista o en una página de internet, hay que respetar y considerar siempre el nombre del autor o los autores y cómo lo obtuviste para ser transparentes y congruentes.
En las redes sociales, es común que las personas escriban constantemente frases que las hacen suyas, en esos casos, lo que promueves de manera inmediata es ejemplo para que otras personas tomen lo que no les pertenece. Como sucede de padres a hijos o entre los mismos amigos y amigas. No tratemos de engañar a los demás y menos tratar de engañarnos a nosotros mismos.
Cuando el profesor les encarga tarea a los hijos –sean niños o jóvenes-, por lo regular los padres les dicen: “¡búscalo en internet y cópialo!”. Lo apropiado es que lean, revisen en distintos lugares, tanto en páginas apropiadas o en alguna biblioteca o en sus mismos libros escolares, después de leer y analizar, genere sus propias ideas y lo escriba con sus propias palabras, si quiere decir lo que otra persona mencionó, que haga la cita precisa con sus comillas o haciendo la referencia bibliográfica.
Muchas obras están protegidas ante derecho de autor, otras por el sólo hecho de ser impresas en medios y cuidando quién o quienes lo escribieron. Hay personas que han plagiado obras sin permiso del editor y sin consentimiento del autor, hay personas que se fusilan las conferencias y las comparten como suyas en otros contextos, hasta una monografía si la copias tal como la encontraste no es correcto.
En el país se demanda una cultura del respeto a la propiedad intelectual. Es tiempo que demos ese paso. Evitemos el plagio, es un delito y una falta de ética profesional, es un mala referencia en el ámbito académico, además que no debemos estar de acuerdo que un ciudadano promueve el robo de ideas de otros.
Paxkatkatsini (Gracias).
venandiz@hotmail.com Twitter @tepetototl

No hay comentarios:

Publicar un comentario