domingo, 13 de agosto de 2017

Desde el Sur: Guardias Vecinales ante la INSEGURIDAD



*** Primero fueron los autodefensas   

Minatitlán, Ver.- Primero fue en las comunidades rurales el surgimiento de los grupos de Autodefensas o Guardias Comunitarias.
Desde hace algunos meses, surgen los “Guardias Vecinales” en colonias de Veracruz, Xalapa y Sur de la entidad.

Ante la incapacidad de los tres niveles de gobierno de garantizar la seguridad a los ciudadanos, estos se ven en la necesidad de organizarse para defenderse de la delincuencia, de las células criminales, de los robos con violencia que sufren en sus hogares, del abuso del poder y de la complicidad de autoridades.

Los Autodefensas o Guardias Comunitarias son un grupo de civiles armados que toman las armas para defenderse de los ataques de los cárteles mexicanos.
Aunque actualmente abundan grupos que se hacen llamar "Autodefensas", el concepto en México hace referencia a los que se formaron a principios del 2013​ con el propósito de enfrentarse a las organizaciones delictivas que mantenían el poder en los estados de Michoacán, Guerrero y Jalisco.
De acuerdo con Jaime Rivera,​  recurrieron a las armas “en defensa propia, cansados de los crímenes y abusos del cártel de los Caballeros Templarios  y de la inacción o complicidad de los gobiernos”.
La formación de los Grupos de Autodefensa es la respuesta de la población dañada por grupos criminales. En un principio los conflictos de estas organizaciones delictivas no incluían el ataque a civiles, pero desde la aparición de la Familia Michoacana y posteriormente los Caballeros Templarios todo cambió.
Una de las principales causas, es y ha sido el tráfico de la  droga,  llegando la tortura y la violencia desmedida ante sus víctimas así como el cobro de "derecho de piso" que afectó mineras de la región por parte de los Caballeros Templarios.
Pero en Veracruz, es la misma situación de acuerdo a lo expresado por Román Vázquez González, líder de los autodefensas de la Sierra de Zongolica, “existimos aunque nos nieguen: somos autodefensas contra Los Zetas en Veracruz”

En Zongolica, Veracruz, recuerdan un crimen que llegó a los más importantes medios nacionales hace nueve años. Fue en febrero del 2007, el crimen de Ernestina Ascensión, una mujer de 73 años.
La anciana antes de morir dijo a sus familiares que los militares que estaban en el pueblo para pelear contra cárteles y guerrillas la violaron y la golpearon para callarla. El gobierno no admitió nunca esta versión.
Aunque Arturo Mattiello Canales, Presidente de la Asociación Nacional de Consejos de Participación Cívica de la República Mexicana habla de por lo menos 30 municipios del estado de Veracruz con grupo de autodefensas, la realidad es que hay muchos más.
En la columna Desde el Sur publicada en el mes de Septiembre del 2016 comentamos la presencia de Autodefensas en el Sur de Veracruz.
El violento secuestro de una ganadera y su menor hija registrado en el Uxpanapa el 23 de Agosto del 2016, la intervención de autodefensas de  ese mismo municipio, en Hidalgotitlán y el área rural de Minatitlán, se puso de manifiesto la presencia de estos grupos armados de la sociedad civil.
De manera extraoficial, se dijo que fueron ellos, los que enfrentaron y abatieron a los 6 secuestradores que viajaban en el auto Toyota Corolla y la camioneta Trail Blazer que quedaron en el camino Las Animas-Ojochapa, donde se dio el enfrentamiento, luego de la persecución desde el Uxpanapa, minutos después del secuestro.
El 24 de Agosto, el gobernador JDO, el peor en la historia de Veracruz, llegó a Minatitlán a las instalaciones de la 29ava. Zona Militar “a parase el cuello” argumentando que fuerzas del orden habían enfrentado y abatido a los secuestradores.
Sin embargo, ya el rumor era imparable. “Fueron los autodefensas”. JDO lo negó ante los reporteros que estuvimos presentes.
Hoy las autodefensas son una realidad en muchos municipios de Veracruz, aunque el nuevo gobierno, el del cambio, el de la extraña alianza PAN- PRD de MAYL lo niegue.
Sin embargo, la realidad de la inseguridad, la presencia de las células criminales, la disputa del poder, la extorsión, el secuestro, el cobro de piso,  los espantosos robos con violencia en los hogares de los veracruzanos, la venta de droga y de alcohol adulterado en antros, ante un enorme desempleo, provoca que los delitos se incrementen.
Y por lo mismo, la sociedad veracruzana buscando alternativas para cuidar sus bienes, se organiza, ante una autoridad incapaz de cumplir con su responsabilidad.
Surgen las Guardias Vecinales conformadas en colonias de la ciudad. Estas se incrementan semana a semana ante la ola de inseguridad en el estado.
Las Guardias Vecinales están presentes en colonias como Lomas del Seminario, Lomas Verdes, la Reserva Territorial y Fraccionamiento Las Fuentes y en la colonia Lerdo de Tejada de la ciudad de Xalapa. Pero las hay en otras de la entidad veracruzana.
Los vecinos tuvieron la necesidad de organizarse para iniciar una incierta aventura, como la de vigilar las calles de su colonia o fraccionamiento.
Irónicamente en el Fraccionamiento Las Fuentes, en donde se encuentran instalaciones de la IPAX, viven funcionarios del gobierno estatal y hasta jefes policiacos, los atracos se incrementaron de manera alarmante, tanto en el día como en la noche.
Los ciudadanos armados con palos, bates, machetes y otros objetos, tienen que velar por su seguridad, mientras que la pasividad de las fuerzas policiales va en incremento.
Millones de pesos destinados para equipamiento, capacitación y creación de cuerpos policiacos, que hasta el momento, no han dado los resultados esperados por los Veracruzanos. 
Complicidad o incapacidad. Corrupción e impunidad. Lagunas en las leyes  y el nuevo sistema penal, está permitiendo que verdaderos delincuentes que han lastimado a la sociedad sigan libres cometiendo delitos.
El Gobierno del licenciado MAYL no ha considerado que los ciudadanos  con bates y palos al enfrentar a una delincuencia que tiene armas de fuego se estan exponiendo y finalmente será responsable de lo que ocurra.
Sí, es responsable porque no está cumpliendo con lo que establece la ley. No cumple con su promesa de “terminar con la inseguridad en seis meses de su gobierno”.

Hasta cuando, seguiremos los veracruzanos viviendo en  un clima de inseguridad. Mientras que miles de paisanos, dejan abandonadas sus casas, locales y propiedades para ir a vivir a otro lugar menos violento. Hasta la próxima, Primero Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario