lunes, 25 de septiembre de 2017


Es una falta de respeto hacia los familiares y las personas afectadas por los sismos y por los daños que ocasionaron las tormentas al utilizar una bandera de algún color tratando de sacar tajada a favor de determinados partidos políticos. Es desconcertante que ciertos personajes vayan al lugar de los hechos a tomarse la foto o la selfie con la gente para presumir a la mayoría de la sociedad que los ve a través de la televisión o medios impresos ó electrónicos.

Que no se entere tu mano derecha de lo que hizo la mano izquierda, ni la mano izquierda cuando hizo algo positivo y productivo la mano derecha. No anuncies con bombo y platillo, lo que a muchos les causa dolor, angustia y pérdidas. El país requiere unidad, equilibrio. El país necesita urgentemente una formación en valores. La ética y la moral es importante volver a reencontrarlas.
Miles de mexicanos han perdido sus hogares. Han perdido todo lo que con años lograron construir. De la noche a la mañana ya no cuentan con nada. Leemos que fueron varios niños los que perdieron la vida dentro de una institución educativa. Otros en sus oficinas o espacios donde trabajaban simplemente ya no están, porque el sismo deshizo los edificios o locales. Que decir de sus hogares, en estos momentos siguen en los albergues, que por cierto sólo estarán por un tiempo instalados.
Las buenas acciones que realicen las personas que puedan económicamente o materialmente desde el ámbito donde se encuentren son muy gratificantes. No obstante, no confundan la dispensa con la despensa etiquetada. Si quieres ayudar, no lastimes con tus acciones.
Mucha gente requiere atención médica, atención psicológica, capacitación y formación en logoterapia y tanatología. Más atención humana con sensibilidad, pero sin abusar, sin excesos mal intencionados. Los anuncios publicitarios de los políticos en lugar de aportar, anotan un punto más al descrédito y al hartazgo. Después del sismo del 85, México se levantó. Posteriormente de lo que ha acontecido en los últimos días, México demuestra que la fortaleza de una nación, son su gente. Sean del color que sea, del partido que sean, de la religión a la cual asistan, entre otras ideologías o simpatías, los mexicanos somos solidarios cuando es prioritario, cuando lo ameritan las circunstancias.
Todos somos la nación y merecemos respetarnos, así como debemos respetar sinceramente a las personas afectadas, últimamente. No son momentos de hacer política, son instantes de valorarnos los unos a los otros y recuperar ese gran sentido patrio que nos une. Armonicemos los espacios donde nos encontremos día a día. Fortalezcamos a la nación unidos.

Paxkatkatsini (Gracias)
venandiz@hotmail.com
Twitter @tepetototl


No hay comentarios:

Publicar un comentario