martes, 10 de octubre de 2017

TEPETOTOTL: El periodista cultural Mauricio Rábago


Por: Fernando Hernández Flores

El escritor, tenor, compositor, músico y crítico cultural, Mauricio Rábago Palafox se presentó en Xalapa como asesor del diplomado de periodismo cultural que organiza el Instituto Veracruzano de la Cultura.
Rábago Palafox comentó que le apasiona desde la infancia la música y la literatura; sin importar el género, te encuentras con dos tipos de arte: la buena y la mala. Fue muy inquieto, pero cuando escuchaba música se tranquilizaba. La música fue un vehículo comunicativo que recibió en dosis y así continúo hasta que a los quince años ingresó al conservatorio. Mauricio Rábago Palafox relata varios momentos de su vida.

De niño le llamó la atención la declamación y deseaba concursar, por lo que indujo a su madre para que le enseñara, haciéndole saber que concursaría. Le pidió a Mauricio que se aprendiera una poesía. Su madre le sugirió un poema de Gustavo Adolfo Bécquer. No lo aceptó, él escogió el poema “Elegía a la muerte de Manolete” de Miguel Herrero. Transcribió el poema y su hermana Gabriela se lo corrigió. Ella tenía 18 años y Mauricio, 8. Pasaron los días y se lo aprendió. Ahí comenzó el martirio con su madre que le corrigió los ademanes, la voz, la dicción, el tartamudeo. Fue una terapia de lenguaje.
Rábago Palafox cursaba el tercer grado en la primaria del Colegio Simón Bolívar. Se llegó el día del concurso de poesía y el niño que había sido seleccionado en su grupo, no asistió. Mauricio levantó la mano y dijo que quería concursar. Desde ahí entró a las artes escénicas, fue el campeón de la escuela. Surgió el interés por la poesía por parte de los alumnos. Mario del Mar, productor de Telesistema Mexicano organizó a los estudiantes en una obra de teatro y ganaron.
Mauricio Rábago desde pequeño era oyente, ya que acompañó a las clases de la Facultad de Música de la UNAM a sus hermanos Gabriela y Javier. Su mamá estaba delicada de salud y su padre tenía formación en pintura, así como en escultura. Tiene la oportunidad de acompañar a su hermana Gabriela para que Cristián Caballero revisara su libro “Romance de la playa chica”. Trabajaron demasiado con el lenguaje, las palabras y los sinónimos. Ahí le surge el amor por la literatura a Mauricio. Su hermana colaboró en el suplemento cultural del Heraldo de México. Ella lo invita a escribir  y se entrevista con Luis Spota, titular del suplemento. Lo acepta y el 10 de mayo de 1981 publica su primera crítica cultural titulada “Opera en la Nezahualcoyotl AIDA de Verdi”. Gabriela fue escritora, periodista, dramaturga y poeta.
Hace más de una década, Mauricio Rábago escribe en el suplemento cultural de la Revista Proceso, por tres temporadas fue comentarista en el canal once; revela: “un día en la vida te ponen delante de la cámara”. Para un periodista cultural como Rábago es necesario contar con una formación en declamación y oratoria. El periodista cultural no debe juzgar la vida del artista, sino su obra. Rábago invita  a ser fanáticos de la lengua y la lectura. Paxkatkatsini.

venandiz@hotmail.com

Twitter @tepetototl

No hay comentarios:

Publicar un comentario